Finanzas internacionales

Antecedentes

El sistema financiero internacional debe ser reformado. No podemos continuar en bandazos de una crisis a otra implementando rescates financieros que benefician a los ricos a expensas de los pobres. El peso de la deuda externa debe ser levantado, en tanto continúa la transferencia perversa de riqueza desde pueblos empobrecidos a sus acreedores. Desde el año 1981 hasta 1987, los países con menos desarrollo han pagado US$1.5 billones más en pagos de servicios a la deuda que lo que han recibido en nuevos préstamos. En 1997, los países de América Latina tenían una deuda externa de más de US$ 650 mil millones. Estos pagos de la deuda, sumados a las condiciones de ajuste estructural impuestas por los acreedores, han exacerbado las injusticias entre las naciones y han distorsionado el desarrollo.

El aumento de la especulación financiera a expensas de las inversiones en la producción amenaza el bienestar de la gente trabajadora en todas partes, tanto en el Norte como en el Sur. Las reglas de inversión del TLCAN, la propuesta del AMI y la propuesta de modificación de artículos de los acuerdos del Fondo Monetario Internacional están diseñados para permitir a los inversionistas mover cantidades ilimitadas de capitales desde un país a otro en cualquier momento. Es de suponer que los negociadores del ALCA van a intentar propuestas similares. Nuestra visión de las regulaciones financieras internacionales tiene una lógica diferente.

Principios rectores

Objetivos específicos:

Derechos de propiedad intelectual